Erica

Memoria

La memoria implica un complejo de sistemas que le permiten grabar, almacenar y recuperar información. Es una función en la que se pueden distinguir componentes diferentes y distintos pero conectados e integrados: memoria a corto y largo plazo; memoria verbal y visual; memoria de trabajo (Baddeley, 1974); memoria procesal y declarativa (Tulving, 1972) la última dividida en memoria semántica y episódica; memoria autobiográfica; perspectiva de memoria; memoria procesal; memoria retrógrada y anterógrada.

En todos los ejercicios hay:

  • Fase preliminar de presentación o procesamiento de los artículos a memorizar;
  • Fase de estudio que utiliza diferentes modalidades para cada ejercicio, cuya duración puede ser gratuita (hasta que el paciente haya memorizado permanentemente todos los elementos o definido por el rehabilitador). En cada ejercicio, la duración se controla mediante un cronómetro incorporado que, en caso de necesidad urgente, también se puede pausar, para establecer con mayor precisión la duración real de la fase de estudio;
  • Tarea interferente, de duración variable definida por el rehabilitador;
  • Fase de recuperación del material almacenado;
  • Fase de verificación que permite mostrar al paciente los resultados del ejercicio.

La tarea de interferencia puede consistir simplemente en una pantalla monocromática, cuando su duración es tan corta (por ejemplo, 15/30/60 segundos) que no permite realizar ninguna actividad, si no una entrevista que desvía temporalmente la atención del paciente de la tarea que se ha llevado a cabo hasta entonces. En caso de una mayor duración, la tarea de interferencia se puede seleccionar de las propuestas específicamente. Los ejercicios que pueden actuar como una tarea interferente y que están disponibles, aparecerán en una lista especial. 

Atención

La atención es una función que le permite dirigir y enfocar la actividad mental de acuerdo con los objetivos establecidos.

Según William James (1890), es “el acto por el cual la mente toma posesión en forma clara y vívida de uno de los muchos objetos y entre diferentes corrientes de pensamientos que se presentan de la manera más simultánea posible …”.

Sohlberg y Mateer (1987) proporcionan una distinción útil de los procesos atencionales involucrados en tareas de diferente naturaleza:

  • Atención enfocada: capacidad de responder a estímulos discretos.
  • Atención selectiva: capacidad de mantener un conjunto cognitivo que incluye tanto la activación como la inhibición de respuestas específicas.
  • Atención alternativa: flexibilidad mental para cambiar entre tareas.
  • Atención dividida: capacidad de responder simultáneamente a múltiples tareas.
  • Atención sostenida: capacidad de mantener un nivel adecuado de respuesta en el tiempo.

Cognición Espacial

Las habilidades espaciales son los procesos cognitivos no verbales que permiten a las personas interactuar con el entorno externo.

El conocimiento de las coordenadas espaciales del cuerpo de uno y del espacio circundante es el requisito previo de cada acción (Grossi, 1999).

Su compromiso más frecuente es la negligencia o negligencia espacial unilateral: “deficiencia de la capacidad de responder, referirse y orientarse hacia los estímulos presentados en el lado opuesto de la lesión cerebral” (Heilman, 1985).  

Funciones ejecutivas no verbales

Las funciones ejecutivas, o funciones de control, le permiten organizar y planificar el comportamiento (Baddeley y Wilson, 1988).

Son habilidades necesarias para realizar actividades intencionales, dirigidas a lograr objetivos, controlar y llevar a cabo múltiples operaciones simultáneamente, modulando el comportamiento en función de la información de retorno relacionada con los resultados obtenidos. Están involucrados en la abstracción, la inventiva, el juicio y la crítica. Un déficit de ellos también se manifiesta en las actividades de la vida diaria: comportamiento social inapropiado, problemas para tomar decisiones y juicio crítico, dificultad para concebir, ejecutar y modificar planes de acción, adaptarlos a los cambios en el contexto, distracción excesiva, dificultad en situaciones que involucran diversos aspectos de la memoria (Burgess y Shallice, 1997; Gioia 2000).

Funciones ejecutivas verbales

Las funciones ejecutivas, o funciones de control, le permiten organizar y planificar el comportamiento (Baddeley y Wilson, 1988).

Son habilidades necesarias para realizar actividades intencionales, dirigidas a lograr objetivos, controlar y llevar a cabo múltiples operaciones simultáneamente, modulando el comportamiento en función de la información de retorno relacionada con los resultados obtenidos. Están involucrados en la abstracción, la inventiva, el juicio y la crítica. Un déficit de ellos también se manifiesta en las actividades de la vida diaria: comportamiento social inapropiado, problemas para tomar decisiones y juicio crítico, dificultad para concebir, ejecutar y modificar planes de acción, adaptarlos a los cambios en el contexto, distracción excesiva, dificultad en situaciones que involucran diversos aspectos de la memoria (Burgess y Shallice, 1997; Gioia 2000). 

Comments are closed.

WordPress Image Lightbox Plugin